El viernes 14 un grupo de jóvenes, adultos y mayores de 24 personas, 20 mujeres y 4 hombres de entre 19 y 80 años, participaron en el taller Cyber Rural.

Con ello pretendemos contribuir a la reflexión sobre la situación de discriminación de la mujer en la sociedad actual, propiciando el movimiento asociativo en la sociedad rural y eliminando la barrera de género.

Además de revalorizar también conceptos tan necesarios como la equidad, el respeto, la tolerancia; ayudando a la mujer a forjar sus propias decisiones y la consecución de una vida más justa.

En primer lugar, resulta muy necesario analizar el concepto de género y sus diferencias, generadas en el proceso de socialización, además de identificar estereotipos y la construcción de la identidad.

Hacer partícipes a niños, adolescentes, adultos y personas mayores de forma crítica de la división de tareas en el hogar es una forma de favorecer la coeducación, que debe realizarse desde la propia familia y en las aulas para conseguir entre todos una igualdad real y efectiva, y propiciar la corresponsabilidad.

Analizar la evolución de las profesionales con el paso de los años asignadas socialmente a uno y otro sexo, es un trabajo que merece ser identificado y redirigido desde la infancia y aun así, podemos seguir encontrando diferencias en las interpretaciones de nuestro mismo entorno.

Fomentar la equidad en el lenguaje, empatía, respeto y escucha al otro son labores diarias necesarias.

¡Da un paso más por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres!

¡Ayúdanos a llegar a la meta de este recorrido!

¡Erradiquemos juntos la violencia de género!