• 2019

A través de una campaña de prevención y sensibilización frente a situaciones de emisión y recepción de violencia, apoyando a las futuras presentes generaciones del mundo rural.
 
Esta actividad contó con la participación 7 mujeres, de entre los 60 y 87 años y en ella se pretende ofrecer una propuesta de intervención integral, donde explicar la construcción cultural por la que los hombres y las mujeres tienen roles sociales distintos que llevan consigo la presencia de importantes desigualdades.
 
Los estereotipos que rodean estas situaciones se ven acentuados en el mundo rural debido a que las relaciones de género mantienen un acusado sexismo, en distintas facetas que a veces resisten al cambio cultural.
 
Se trata de analizar y discutir con detalle las creencias y valores sociales y culturales sobre los roles femeninos y masculinos y sus relaciones.
 
La violencia de género es un problema social, que nos afecta a todos, y por ello su erradicación debe implicar no sólo a la comunidad cívica sino al ámbito institucional, público y privado, siendo una responsabilidad compartida, en un papel activo que debemos asumir en igualdad de condiciones para eliminar este problema social.